¿Celos? Los errores más comunes

CELOS: Principales errores

Iniciamos en nuestro blog una serie de artículos cortos sobre las principales dificultades que nos encontramos en la relación de pareja fruto de la experiencia de decenas de instructores de yoga y tantra a lo largo del mundo. Empezamos con un primer artículo sobre los celos al que le seguirá los sentimientos de vanidad en pareja.

Ahí van:

– Confundimos el amor con el impulso sexual. Este es uno de los errores básicos en la relación con una persona de sexo opuesto.

– Estamos seguros de que no es nuestra forma de pensar que nos “rompe el corazón”, sino que culpamos al otro. Cargamos nuestra responsabilidad en su hombro, lo que nos ahorra tomar en consideración dónde y quién tiene realmente el problema, aplazar nuestro proceso de transformación y, por otro lado, por culpándolo/la podemos manipular emocionalmente a él / ella.

– En lugar de vivir el presente al máximo, tenemos miedo a un futuro incierto: ¿y si él / ella se va a ir con otra persona? ¿Y si él / ella me decepciona? El momento presente es destruido por un miedo terrible: ¿qué hará mi pareja mañana?

– No tomamos a nuestra amada como una persona libre, con derecho a actuar como ella puede y desea. Estamos cada vez más pendientes de limitarla con juegos emocionales (que normalmente son recíprocos), hasta que le hacemos nuestro esclavo. Con ello, en realidad, todo lo que hacemos nos está convirtiendo en esclavos de nuestros deseos.

– Es un gran error creer que sólo podemos vivir el amor sólo junto a esa persona, incluso pensamos que ella / él es el único que puede asegurar su amor hacia nosotros. Es cierto que la persona amada puede canalizar algunos sentimientos maravillosos, pero estos, en realidad sólo se producen dentro y a través nuestro.

– Entre los amantes hay un cambio continuo de energía, ya sea bueno o malo. Un verdadero partido de ping-pong. A menos que iniciemos la búsqueda interior, cuando ninguno de los dos es muy cuidadoso, no se nota el impacto negativo sobre la otra. A veces, la semilla de los celos no se percibe en el aura de los dos amantes, pero sin la adeudada atención y discriminación espiritual, los amantes se pueden contaminar fácilmente entre sí …

– Las personas creen que saben lo que es el verdadero amor, viviendo todas las consecuencias de su confusión. El resultado son las llamadas «tormentas de amor», los sufrimientos de amor fatales y aberrantes (entre los cuales los celos tienen un papel destacado). Se dice que somos educados con estas ideas y que nos moriremos con ellas. Pero las cosas no son así. En lugar de una verdadera devoción, admiración y amor frenético hacia la persona amada, la mayoría de las personas se dejan hundir en el fango de los celos: si tú me das amor yo te doy, si no me das no te doy… (Amor pasivo)

-Cuando Estamos realmente enamorados nos apetece saltar de alegría, abrazar a todo el mundo, ayudar a los demás tanto como podamos. Esta alegría contagiosa es la escalera espontánea del amor. Pero en algún lugar, en algún momento, no sabemos cuándo, hubo una mutación, una perversión de la alegría. En estos momentos ya no son felices sólo cuando amamos a alguien, sino que necesitamos que la persona nos pertenezca (y nosotros pertenecerla). Es una inusual y perversa satisfacción. No estamos contentos de que exista el otro, sino que él / ella sea mío. Este punto muestra definitivamente la historia de una pareja común. En primer lugar, no nos importa lo que nuestro amante sienta, desee, piense. Semanas y meses pasan y de repente nos enojamos con cientos de gestos. Nos cargamos con sospechas, suspicacias, celoso. Estas son señales definitivas que los amantes se han separado al nivel del Amor, aunque sigan en relación. La posesión es ahora nuestra orquesta y bailamos con nuestra pareja de baile.

CONSEJOS PRÁCTICOS

Con el fin de vencer los celos hay que olvidarse completamente los mismos. No luchar contra ellos. No pensar en ellos. ¿Ya que, en realidad, contra qué lucharíamos? ¿Contra un amor irreal? ¿Contra la oscuridad de la noche? Mejor tomemos la luz de una vela, simbólicamente hablando, ya que una vez concienciamos (los reconocemos, admitimos y observamos su estructura y patrones de funcionamiento tanto dentro como fuera de nosotros) los celos y la posesividad se desvanecen por sí mismos. Es como encender la luz de una habitación y preguntarse dónde se fue la oscuridad. No pueden sobrevivir con la luz de la conciencia. Igualmente, los celos no pueden coexistir con el Amor, ya que los Celos no pueden sobrevivir mucho tiempo con el “aire tóxico” del Amor. ¡O el uno o el Otro! Esto es por lo que es más fácil ir por el camino de la luz, cada vez que sintamos Amor, dejemos sumergirnos en este sentimiento divino con intensidad y sin miedo. Deja que penetre en cada parte de tu ser y te purifique y te eleve más y más. Seamos positivos hasta el final, se puede ver un mensaje divino detrás de los celos (y el apego en general); que significa que el Amor no está presente todavía! ¡Se Feliz! Ahora no sea dicho que no conocemos el camino correcto.

Interesante vídeo con un ejemplo sobre lo que comentamos en el artículo

 

Fuente principal: Yoga Esoteric

Adaptación: Josep Casanova. Instructor de Tantra Gupta Vidya Yoga

Leave a Reply

Your email address will not be published.