Los rituales en yoga y en tantra

Los rituales en yoga y en tantra

Toda persona familiarizada con lo espiritual o religioso, ha asistido, de forma más o menos consciente a rituales. Estos los encontramos en las ceremonias u oficios religiosos, en los KIRTAN de la tradición hindú, en las ceremonias de BHAKTI de la tradición yoga e incluso ceremonias del té en la tradición Budista del Japón. 

La palabra ritual en nuestro idioma, la podemos asociar a la palabra sánscrita RITAM, que significa “un conjunto de acciones debidamente realizadas” o “en el orden correcto”. Los rituales los encontramos también en las tradiciones de la “magia”: alquimistas, magos, médicos y también en la brujería y en la así llamada “magia negra” o magia egoísta.

Como podemos ver, los rituales son utilizados en forma de ceremonias, encuentros, eventos artísticos, procesos de curación y sanación entre otros. Pero la pregunta que nos viene es, ¿cómo y por qué se usan los rituales (este conjunto de acciones debidamente realizadas) en todas las tradiciones y en procesos tan distintos como sanar o una ceremonia religiosa o de devoción? La respuesta para los iniciados en los misterios de los rituales y ceremoniales es, porque aumenta mucho el poder y los resultados de las acciones tanto a nivel sutil, espiritual y del mundo inmediato.

Los rituales en lenguaje iniciático, son un acto de “magia”. La magia es el proceso de desencadenar procesos ocultos en la naturaleza o del mundo que no es directamente perceptible por los sentidos físicos. Prácticas realizadas desde tiempos inmemoriales donde la ciencia y tecnología de los últimos 130 años ha empezado a conseguir resultados parecidos: desencadenar fenómenos naturales, aparentemente ocultos y destacamos aquí a dos grandes genios como Nicola Testa y Mehran Keshe en el campo de la tecnología con descubrimientos y aplicaciones sorprendentes, y no solo en la energía-electricidad, sino en el campo de la sanación y energía libre y no contaminante. 

Ahora volvamos a plantear la pregunta sobre en qué y cómo marca la diferencia un ritual. Por qué un grupo de personas rezando de forma individual se diferencia tanto de un grupo de personas rezando y cantando, entre otras acciones “debidamente realizadas y ordenadas” que lo hacen de acuerdo a unos pasos y con un orden y todos a la vez. Hay varios elementos que marcan esta diferencia del ritual y vamos a señalar dos que son especialmente importantes y que caracterizan más los rituales espirituales o esotéricos (RITAM). 

El primero es la “emoción” que se pone. Literalmente hablando. Un ritual busca o debería, si quiere ser eficiente, aumentar la emoción de las personas, esto hace que oraciones, canalizaciones, proyecciones energéticas o un proceso sutil de sanación aumenta mucho su poder. Fijémonos el estado en que entran muchas personas, a veces hasta estados místicos, en una procesión religiosa de la virgen en Semana Santa (que es un RITAM o ritual esotéricamente hablando), debidamente preparada, con todos sus pasos: preparación de la procesión con toda la emoción puesta, inicio con pasos y cánticos al unísono, imágenes contempladas al mismo tiempo entre otros. Muy parecido el proceso, aún muy distinto en la forma, es un ceremonial de Bhakti Yoga: preparaciones, postraciones y cánticos al unísono, adoración de la deidad con el soporte de una imagen, todo un seguido de acciones debidamente ordenadas y correctamente realizadas que aumentan mucho la emoción y los estados internos de las personas y por lo tanto la energía desencadenada.

Podemos ver estas acciones especiales o rituales, estos siu generis, “aumentadores de poder y eficiencia espiritual o esotérica” haciendo prácticas de yoga en asanas en grupos, rituales eróticos como el MAITUNA o KAULA, alquimistas, como ejemplos. 

El otro elemento importante a destacar que diferencia un ritual de una acción común, es la fe y la capacidad de identificarse con el objeto o centro del ritual: deidad, un aspecto del universo, un elemento como el fuego, entre otros, concentrando mucha emoción y lo que en yoga llamamos “poder oculto” en un espacio y tiempo mucho más corto. En el Shiva Purana, por ejemplo, se dice que un ritual realizado en el día y noche de Shivaratri (noche especial en la India que coincide generalmente dos días antes de la luna nueva) hará que el practicante o devoto consiga el equivalente a un año se su práctica habitual sea de yoga, rezo u otras. 

Vemos así la importancia de un ritual y de forma más explícita o más implícita está presente en muchas acciones espirituales como también en el mundo del arte.